7 feb. 2008

Salas para tocar

Hoy me he puesto a pensar sobre la problemática que supone para un grupo conseguir conciertos, algo complicado pero no imposible.No tengo soluciones, pero si que tengo reflexiones.
Las salas de conciertos ofrecen todos los días, en las grandes ciudades no falla, la posibilidad de asistir a eventos mas o menos atractivos y las ofertas son variadas.
En Spain es casi la única posibilidad de que un grupo toque durante toda la temporada que va de Octubre hasta finales de Marzo, la climatología no perdona,así que los grupos se lanzan a intentar conseguir algún bolo para no perder la marcha y seguir calentando motores .
Pero la negociación no es fácil, es mas, la gran cantidad de grupos que están dispuestos a ofrecer sus servicios,incluso gratis, es tal que se cometen abusos y todo suerte de situaciones rocambolescas.
Muchas salas deciden apoyar la cultura alquilando el local, ellos se quedan con la pasta de la bebida y el grupo con una parte de lo que se vende en taquilla o todo, según los casos.
Creo que tener que pagar por tocar, ya que muchas veces se pierde dinero, por no decir casi todas, y que por encima no pongan al servicio del grupo ni siquiera lo mínimo necesario, incluido difusión, es de lo mas deprimente para alguien que lo que quiere es comunicar con su público y que por encima genera ingresos para las salas.
Pero la ley de la oferta y la demanda manda y ahí se queda la cosa, y al que no le convenga que se valla a otro sitio.
Los grupos copyleft están dispuestos a regalar su música con la esperanza de rentabilizar la perdida de ingresos por una posible venta, haciendo actuaciones en directo, pero si al final los conciertos me cuestan dinero ,no es por nada, pero me parece una mierda el sistema, y bajo la disculpa de que eso sirve para una gran promoción, volvemos a meter mano en el bolsillo del músico que ya está bien harto de ser el pagano mayor del reino.
No todas las salas son así por fortuna, pero creo que los músicos deberían plantearse seleccionar donde tocan y como, porque financiar ciertos sistemas no ayuda a nadie.
A parte queda la problemática de que las salas tienen grandes dificultades para conseguir los permisos y seguir adelante con su funcionamiento, pero una cosa no quita la otra,me refiero a tratar bien al músico.

No hay comentarios: