26 feb. 2008

Jornadas Libre Albedrío en Madrid.2ª Parte

Photobucket

"Perspectivas desde el interior"
Eme Navarro
y Manglis

La segunda parte tampoco tubo desperdicio, dos luchadores por sus derechos y miembros de la SGAE nos contaron vericuetos y delicias de cómo anda la situación por aquellos lares.

Eme nos dio un paseo por la legislación vigente de una manera amena y comprensible, la Constitución y la Ley de propiedad intelectual dejan bastante claro cuales son nuestro derechos, la copia privada es ley fundamental y el acceso a loa cultura también, vienen reflejados en la carta magna y por lo tanto todas las afirmaciones que han ido vertiendo de manera torticera e intoxicadora desde algunos estamentos no vienen a cuento. Podemos copiar archivos de forma legal porque la ley nos asiste y podemos elegir como gestionamos nuestra creaciones por la misma razón.

Pasó Eme a relatarnos como la mayoría de los socios de la SGAE se convierten en “comparsa” al ser el voto ponderado dentro de la sociedad en virtud de un sistema de lo mas democrático: Tu te apuntas, ellos gestionan tus obras y según tus ventas tienes X votos, es decir, casi 79000 socios ni pinchan ni cortan, ya que no alcanzan mínimos por su facturación.

A pesar de seguir ahí, ya que el contrato es por tres años y si quieres darte de baja hay que solicitarlo con un año de antelación, no recibes ningún tipo de información de tu gestor, algo raro parece.,pero no tanto, ya que la sociedad tiene el bonito detalle de enviar a los socios sin derecho a voto una carta regalándoles una revisión gratuita de la vista, eso si, nada de cuentas ni de invitarles a las asambleas ni cualquier otra cuestión de interés.

El caso de Manglis es ya mas conocido porque la prensa se ha hecho eco de ello en varias ocasiones.

Luis lleva años dale que te pego con la societé, un buen día vio la luz y se dio cuenta de que las cuentas no salían, valga la redundancia.

Manglis si es de los que tienen derecho a voto, son muchos años sobre la guitarra tocando con músicos de categoría y en proyectos propios, con 212 obras inscritas, en la innombrable no les ha quedado mas remedio que escucharle y darle la razón en al menos cinco ocasiones. El dinero que se le entregaba como pago por los derechos generados no era el correcto, papeles en mano nos contó la última, en que en un concierto en el que habían declarado ante el recaudador de la susodicha once canciones por su parte y tres por parte de un compañero, al llegar el recibo con lo devengado solo aparecían nueve para el y dos para el otro músico, es decir, por arte de no se sabe como otra vez a cobrar menos de lo que corresponde.

Les acompañó Toldos, músico que ya pasa de los setenta y que lleva mas de 15 años en su batalla particular en la gestora por exactamente la misma cuestión, no llega la pasta y por encima sufriendo excomuniones y multas porque hablan demasiado, eso si, en las actas de las reuniones no se refleja nunca lo dicho, por algo será…

Y así son las cosas y así se las hemos contado, seguiremos informando.

Photobucket

1 comentario:

Eme Navarro dijo...

Hola Jose: ya se que vengo tarde, pero he estado bastante "off".
Quiero puntualizar una cosa: la copia privada no es derecho fundamental si no la libertad de creación. Y también es un dercho recogido en la Constitución el acceso a la cultura, todo ello por encima de la compensación por copia privada.

El sábado 12 de abril tocamos en la Leyenda (C San Bernardino) estás invitado.

Bonita sintonía la que suena en ste blog.